Casa Sauza

AGAVE AZUL

Los agaves requieren un clima semiseco con temperatura promedio de 22 °C, generalmente a una altitud entre 1500 y 2000 msnm.

Las condiciones del suelo: arcilloso, permeable y abundante en elementos derivados del basalto y con presencia de hierro, preferentemente volcánico.

Es muy importante la exposición al sol, y no debe haber más de 100 días nublados al año y preferentemente solo 65. La reproducción se puede dar por semilla o bulbillo o más eficientemente mediante rizomas, es decir, trasplantando los hijuelos que brotan de la raíz de la planta. Al alcanzar una altura de 50 cm, y cuando el corazón tiene unos 15 cm, se desprenden de la planta madre. La edad óptima de un agave para reproducirse es entre los 3 y los 5 años, y puede dar anualmente entre uno y dos hijuelos. Una vez separados los hijuelos de la madre, se procede a la plantación precisamente antes de la época de lluvias; la nueva planta debe quedar asentada y enterrada en un 75 % de su volumen.

Sin embargo, hay que considerar que, al ser el hijuelo una copia idéntica de la planta madre (clon), el uso extensivo de este método puede poner en riesgo la importante diversidad genética de estas plantas, tal y como sucedió en el caso del tequila (un tipo de mezcal), ya que las plantaciones de Agave tequilana han perdido prácticamente toda su diversidad.

TEQUILA AUTÉNTICO

La NOM (la norma oficial mexicana) define al tequila como jugos de agave azul fermentados y destilados, obtenidos en la destilería a partir de los corazones de agave (piñas) que crecen en una región designada de Tequila.

Por ley, el tequila debe cumplir con los siguientes criterios:
Debe estar hecho con agave azul weber cultivado y cosechado únicamente en el estado mexicano de Jalisco y en áreas designadas de Guanajuato, Michoacán, Nayarit o Tamaulipas.

Debe producirse con no menos de 35% de alcohol por volumen.

La etiqueta debe decir ‘Hecho en México’.

PULQUE Y MEZCAL

Durante más de 2000 años se han utilizado pociones hechas de diversos tipos de agave. Desde el potente pulque, reservado para sacerdotes y víctimas de sacrificios (tal vez los más cercanos a la divinidad), hasta las salvadoras o los curanderos que practican medicina tradicional y a menudo tienen al tequila como parte de sus remedios, las mezclas de agave fermentado han representado un papel clave en la cultura mexicana.

Las tribus indígenas extraían la savia del maguey (un tipo de agave), conocida como aguamiel, que se dejaba fermentar. El líquido blanco, lechoso y ligeramente espumoso, conocido como pulque, era utilizado para fines ceremoniales. A menudo a los jarros para el pulque se les daba la forma de monos, para reflejar el efecto embriagante de la bebida. Aunque el pulque no se transporta bien, todavía puedes tomar la bebida con aspecto de cerveza en las pulquerías de México.

Todos los licores destilados de cualquier tipo de planta de agave son “mezcal”. Sólo los producidos con el agave azul weber son etiquetados como tequila. Técnicamente, el tequila es un tipo de mezcal, pero no todos los mezcales son tequilas. Aunque tienen muchas similitudes, el tequila y el mezcal son tan diferentes en la actualidad como el whiskey escocés y el whiskey de centeno.

MITOS DEL TEQUILA

El tequila no tiene gusano, esto es una estrategia publicitaria y, como tal, algunos productores de mezcal pondrán un gusano en la botella.

El tequila no se produce de los cactus. El tequila se produce de la savia destilada de los corazones (piñas) de las plantas de agave. Aunque a veces comparte un hábitat común con muchos cactus.

LEYENDA

Con tantas cualidades misteriosas y contradictorias, no es de sorprender que el agave tenga sus propias leyendas, vinculadas con las creencias sagradas de los antiguos habitantes de México.

Según los aztecas, el agave tiene su origen en Mayahuel, diosa de la fertilidad y de 400 pechos.

Un día, en un arrebato de rabia, Tzintzimitl, la abuela de Mayahuel, arrasó al sol. Quetzalcóatl, el dios del sustento de los seres humanos y del renacer, se dirigió a los cielos para luchar por el retorno de la luz.

En su búsqueda, se enamoró de la hermosa Mayahuel, la secuestró y regresó a la tierra. Tzintzimitl se puso furioso y persiguió a Quetzalcóatl. Quetzalcóatl se convirtió a sí mismo y a Mayahuel en árboles, que crecieron juntos para agitarse y doblarse con la brisa y poder acariciar sus ramas mutuamente.

Pero Tzintzimitl los descubrió y, con furia ciega, despedazó a Mayahuel en un millón de trozos. Quetzalcóatl mató a Tzintzimitl como venganza y restauró al sol, pero su amor Mayahuel se perdió para siempre. Sepultó el millón de trozos de Mayahuel y regó la tierra con sus lágrimas.

Quetzalcóatl regresó todos los días a llorar a su amor perdido. Los dioses del cielo tuvieron lástima de él y decidieron dar vida a una planta mágica en este suelo empapado de lágrimas. Esta planta, el agave, recibió un poder especial, de tal manera que cuando Quetzalcóatl bebiera su jugo aliviara su dolor y le diera visiones.

ELABORACIÓN

Desde 1873, Casa Sauza se ha caracterizado por ser los pioneros en la industria tequila, buscando la innovación, perfección y calidad en Nuestro Tequila.

SIEMBRA

El agave tequilana weber variedad azul, se propaga a través de vástagos de la planta madre.
De esta manera, el tequila que se produce actualmente en Casa Sauza proviene de descendientes del agave original que crecía aquí en 1873.

HISTORIA CASA SAUZA

La ciudad de Tequila, Jalisco, es considerada como la cuna de la bebida nacional de México, antiguamente llamado vino mezcal, que más tarde sería nombrado tequila, gracias a hombres visionarios y pioneros como lo fue nuestro fundador Don Cenobio Sauza.

Fue en 1873, cuando Don Cenobio Sauza adquirió la destilería “La Antigua Cruz”, una de las destilerías más antiguas de Tequila Jalisco; a la que más tarde rebautizó con el nombre de La Perseverancia, nombre que todavía conserva. Don Cenobio tuvo la magnífica visión de colocar su bebida junto a reconocidas y prestigiadas bebidas europeas. abía que para lograrlo tenía que abrir nuevos mercados fuera de México, por lo que en el mismo año que adquirió la fábrica, realizó la primera exportación de tequila a los Estados Unidos. Durante los años que se mantuvo a cargo de la destilería, se preocupó por mantener la bebida dentro de los más altos estándares de calidad, misma que logró en cada innovación y que pronto adquirió reconocimiento mundial.